Menu
Álvaro Ávila Castillo

Evadiendo a los hackers

Se dice que ya en el imperio Romano se enviaban algunos mensajes buscando mantener en secreto su sentido y sin darle ese nombre, se “encriptaban” haciendo uso de códigos predeterminados. Hoy día, siguiendo fórmulas matemáticas, existen métodos de encriptación que sirven para poner obstáculos a las personas no autorizadas que intenten descifrar los datos que enviamos por Internet. Sobre este tema, en dos sesiones virtuales desde el Centro Universitario Monteávila, nos habló Álvaro Ávila Castillo, estudiante de Ingeniería de Computación de la Universidad Simón Bolívar.

En la primera sesión realizada el día 23 de julio 2020 nos habló de los principios básicos de la encriptación moderna, que hace que la información que viaja por Internet esté protegida contra posibles curiosos. En esta oportunidad se habló de la importancia de la seguridad digital que ofrece el certificado SSL de las páginas Web. Podemos verificar que disponemos de este certificado cuando vemos el candado y las letras https:// en el enlace (URL) del navegador. Este certificado es cada vez más relevante, incluso es obligatorio para páginas relacionadas con bancos o compra y venta de productos. Pudimos revisar la diferencia entre el cifrado simétrico con una clave y el cifrado asimétrico con dos claves, una pública para cifrar y otra privada para descifrar.

Ejercicios con Kahoot

Como referencia, se puede estimar que una clave que contenga sólo letras minúsculas puede ser descubierta en horas por un programador; si agregamos mayúsculas, tardaría días; si además incorporamos caracteres especiales puede tomar años; y si la combinamos con números, en una clave de longitud de 8 caracteres, ese hacker podría tardar décadas en descubrirla.

Posteriormente en sesión realizada el día 13 de agosto de 2020 se revisaron algunas fórmulas detrás de los cifrados SSL y la importancia del uso de números primos para encriptar y des-encriptar los mensajes transmitidos. Cabe resaltar que los números primos constan de hasta 300 dígitos, cosa que hace muy difícil para un computador actual descifrar los números utilizados.

Finalmente, pudimos realizar algunos ejercicios presentados en la herramienta Kahoot, lo cual dio un toque de diversión en el uso de los conceptos de encriptación

Gracias a Álvaro Ávila por hacer sencillo un tema de por sí complejo.