linea tope

Sumando esfuerzos

Campamento Campo Florido

Fue el viernes antes de comenzar la Semana Santa cuando alrededor de treinta estudiantes de diversas ciudades del país llegamos al Campamento Campoflorido situado en el pueblo de San Juan de Colón del Estado Táchira. Nuestro objetivo era pasar unos días de vacaciones entre el 23 de marzo al 1 de abril de 2018 en un ambiente diferente y a la vez poder ayudar a personas de menores recursos.

Apenas llegar nos distribuimos en varias cabañas formando grupos de máximo diez campistas, y a la mañana siguiente después del desayuno pudimos atender los diversos proyectos que estaban organizados.

Uno de los proyectos fue la ampliación de cuatro metros a la altura de un puente situado a la entrada de la aldea La Sanjuana; para ello se debían acumular piedras y luego consolidarlas con el cemento. La emoción del avance no se hizo esperar. Por supuesto, el apoyo de la gente del pueblo que nos traía café y nos acompañaba fue un gran estímulo para todos. Otro grupo estuvo trabajando en la limpieza de una zona de la autopista que había sido inundada por las lluvias; aquí fue muy importante el respaldo de los bomberos que ayudaron a frenar el tráfico de automóviles mientras se realizaba la limpieza. Otro proyecto fue la colaboración en la construcción de una iglesia de la zona; siguiendo unos planos previamente elaborados, se prepararon los cimientos que serán las bases para la futura construcción. También durante esos días se pudo ayudar a un señor del pueblo de nombre Ronald a hacer su casa; para ello se ayudó a conseguir parte de la arena que se usaría y a hacerla llegar al sitio de la construcción.

Campamento

Una de las actividades de gran impacto fue la limpieza, molienda y preparación de bolsas de masa de maíz para venderlas a precio de costo entre las familias de la zona. La distribución de estas bolsas permitió el contacto con la gente del pueblo quienes se sumaban en la tarea de hacer llegar a otros el producto. Algunos. incluso. pudimos aprender a preparar arepas y cachapas. ¿Sabía que para hacer cachapa se necesita un maíz más jojoto?

CampoFlorido

El aprendizaje del uso de las herramientas, el contacto con los habitantes de la zona y el ambiente de alegría hicieron que esos días fueran una experiencia muy estimulante.

CampoFlorido 2018

Por supuesto, no podían faltar las divertidas tertulias, los juegos de futbol, las veladas nocturnas con juegos de mafia, las canciones, y un ambiente de mucha alegría que hicieron del campamento una grata experiencia que esperamos se pueda repetir el próximo año.

 

Colaboraron en esta reseña:

Luis Eduardo Madrid Delpretti
Tomás Eduardo Gerstl Guevara