linea tope

La reconversión monetaria

Lino Calderón

El gran riesgo de un proceso de reconversión monetaria es subestimar su impacto y verlo como una simple división entre mil, ya que además debe realizarse con el menor impacto en las actividades cotidianas; de allí que muchos nos preguntemos si verdaderamente es necesario ese esfuerzo. Para conocer más sobre el tema, el día 24 de mayo de 2018 tuvimos un coloquio con el Licenciado Lino Calderón, profesor de la Universidad Católica Andrés Bello y Gerente de Auditoría de la empresa PWC Venezuela.

Durante el coloquio se aclaró lo que significaba la reconversión monetaria, considerada como una medida de política económica que busca simplificar el uso del manejo del dinero nacional, que en esta ocasión supondrá reducir tres (3) ceros a la moneda actual. Este proceso, liderado por el Banco Central de Venezuela (BCV), viene acompañado de una nueva familia de billetes y monedas.

Para comprender sobre la necesidad de este proceso es importante considerar que se estima que entre los años 2007 y 2018 la inflación ha aumentado más de 395 veces, esta inflación desbordada ha hecho inevitable una reestructuración de la moneda. Los sistemas empresariales como por ejemplo el SAP han sido diseñados con un máximo de once (11) dígitos para registrar tanto precios de compra como de ventas. Incluso el sistema Excel, de amplio uso, tiene un límite de almacenamiento de máximo quince (15) dígitos por celda. Esto hace que los balances y estados financieros de las grandes empresas tengan un desbordamiento de cifras que lo hacen inmanejables.

Asistentes

En Venezuela se realizó un proceso de reconversión monetaria en el año 2008, con la diferencia de que en aquella oportunidad desde su anuncio a su realización pasaron unos nueve meses, y se dio un período de transición para retirar las viejas monedas que duró hasta el 2012. Adicionalmente, hubo diversas normativas y lineamientos tanto en aspectos tecnológicos, como en procesos de compensación y de comunicación, que guiaron la reconversión durante el tiempo de su implantación. En esta oportunidad los tiempos se han acortado y no se prevé un período de transición.

El nuevo cono monetario tendrá monedas de 1 bolívar soberano y 0,5 Bs.S , luego una gama de billetes que incluyen 500, 200, 100, 50, 20, 10, 5 y 2 Bs.S.

Se mencionaron algunos factores de riesgo como la similitud de los dibujos entre los viejos y los nuevos billetes que pueden llevar a confusión, especialmente a las personas mayores; los procesos de redondeo, ya que al haber sólo monedas de 1 y 0,5 Bs.S las transacciones en efectivo deberán redondearse a estas monedas, esto incluye el combustible de uso automotor y los servicios públicos como el agua, aseo, teléfono, internet y otros; la limitación actual de proveedores de servicios con personal capacitado para conducir este proceso; y la situación actual de hiperinflación en el país. Esto hace que las empresas y entidades financieras deban evitar posibles errores en la integración y consolidación de los datos al aplicar procedimientos no estándares y los nuevos esquemas de redondeo. Por ello, se recomienda realizar las transacciones bancarias pendientes e imprimir sus estados de cuenta antes de la fecha de la reconversión.

Cambiar el cono monetario de un país no es tarea sencilla e involucra todas las instituciones y empresas en un cambio de gran impacto; este proceso involucra tanto a clientes, como a proveedores, a entidades financieras y entes regulatorios, a sistemas automatizados y a recursos humanos; y a todos los procesos empresariales tales como producción, inventario, planificación, contabilidad, cuentas por cobrar y cuentas por pagar.

 

Colaboró en esta reseña:
Antonio Amor Hernández (CUM 2017)